Marcado CE

BSI puede ayudarle a obtener un acceso más sencillo al mercado europeo mediante la garantía de que su producto satisface todos los requisitos del marcado CE. Si fabrica o importa productos que se incluyan en el ámbito de una o más de las Directivas de Nuevo Enfoque, necesitará orientación profesional sobre cómo satisfacer todos los requisitos esenciales de estas directivas. 

Las Directivas de nuevo enfoque ofrecerán una serie de rutas de conformidad para su producto y le mostrarán, normalmente con formato modular, las rutas disponibles para la conformidad. Los requisitos esenciales de las Directivas de Nuevo Enfoque difieren según la directiva y el producto.


Directivas de la UE

Certificamos y realizamos testing de:


Para los consumidores:

El marcado CE en sí mismo no se refiere a la calidad, ni se ha pensado para indicar ningún tipo de información a especificadores, compradores o usuarios finales, quienes, después de todo, tienen derecho a suponer que lo que compran a un proveedor con reputación es legal.

Directivas europeas y marcado CE

Las letras CE en un producto están dirigidas a las autoridades de supervisión reguladoras. Representan la declaración del fabricante de que se han satisfecho los requisitos de todas las directivas europeas pertinentes. Hay muchos productos cubiertos por estas directivas y, en algunos casos, como en el de los juguetes, es un requisito legal para marcar el producto convenientemente.

El marcado CE en un producto, su envoltorio o la información que se suministra indica que se han satisfecho los niveles mínimos de calidad, seguridad y salud. El marcado CE ofrece al producto la libre circulación en el mercado único europeo.

Puede implicar la realización de pruebas por parte del fabricante o la intervención de un tercero, según el producto y la directiva implicada. Es posible que los compradores necesiten ver el marcado CE en la información que se suministra para asegurarse de que el producto es adecuado a sus necesidades.

En resumen

Por lo tanto, el marcado CE indica que el fabricante ha satisfecho el mínimo de requisitos legales para sus productos respecto a la salud y la seguridad según las directivas europeas. Por este motivo, el marcado CE no se ha pensado como un distintivo de calidad.