Norma IATF 16949 - Gestión de la Calidad en Automoción

El sector de la automoción demanda niveles de máxima calidad en sus productos, productividad y competitividad, así como una mejora continua. Para alcanzar este objetivo, muchos fabricantes de vehículos insisten en que sus proveedores cuenten con la certificación de la norma de Gestión de Calidad para la industria del automóvil - IATF 16949 y, conocida hasta el momento como ISO/TS 16949.



¿Qué es la norma IATF 16949?

La norma IATF 16949 es la especificación técnica global y la norma de gestión de la calidad para el sector de la automoción. Está bsada en ISO 9001:2015, fue publicada en octubre de 2016 y reemplaza a ISO/TS 16949. Esta norma está diseñada no para ser un SGC independiente sino, para ser utilizada junto con la norma ISO 9001:2015 y contiene requisitos complementarios específicos para la industria del automóvil.

Reúne las normas de sistemas de calidad existentes para el sector de la automoción de Europa y Estados Unidos. IATF 16949:2016 describe todo lo que necesita saber acerca de cómo lograr las mejores prácticas al diseñar, desarrollar, fabricar, instalar o dar servicio a todos los productos relacionados con la automoción.

La norma IATF 16949 ha sido desarrollada por el sector, la IATF (International Automotive Task Force), para fomentar la mejora en la cadena de suministro y el proceso de certificación. De hecho, para la mayoría de los principales fabricantes de vehículos, la certificación para esta especificación es un requisito obligatorio para establecer una relación comercial.

Las organizaciones que deseen entrar en el mercado de la automoción deben esperar hasta que se encuentren en la lista de proveedores potenciales de clientes de automoción antes de poder continuar con la certificación de esta especificación.


¿Qué ventajas tiene?

  • Obtener el reconocimiento de proveedor de automoción a nivel mundial
  • Integrar la especificación IATF 16949 con otros sistemas de gestión
  • Proporcionar calidad y mejora continua 
  • Aumento de la involucración del equipo directivo
  • Mitigar los riesgos y mejorar la gestión de las oportunidades con una mayor aplicación del pensamiento basado en el riesgo
  • Demostrar conformidad para conseguir nuevas oportunidades de negocio y perspectivas de inversión