Normas para servicios

Cómo las normas ayudan a las empresas de servicio

Cuando está ofreciendo servicio necesita satisfacer a sus clientes y eso depende de ofrecer una calidad uniforme una y otra vez. Las normas ofrecen un conjunto de herramientas espléndidas para lograr una calidad constante.

Las normas establecen buenas prácticas para llevar a cabo una gama completa de servicios y los procesos y sistemas que los sustentan. También explican cómo desarrollar una cultura que fomente la oferta de servicios de alta calidad. Y también hay un conjunto de normas que se aplican a lo largo de sectores de servicios clave específicos.

Eso no es todo, en las economías globales interconectadas, las normas le pueden ayudar a trabajar sin contratiempos con cadenas de suministro y socios y proporcionarle garantía para aquellos servicios contratantes, ya sean en la misma región o en otro lado del mundo. Esto lo hacen proporcionando un lenguaje común y ayudando a definir los requisitos del servicio, las expectativas del cliente y reconocer los términos y definiciones. También reducen los riesgos que pudieran golpear a los clientes, tales como vulnerabilidades en la seguridad de los datos.


Cómo las normas garantizan la calidad de los servicios

Las normas le pueden ayudar a planear, diseñar y proporcionar servicios que funcionarán desde el lanzamiento. También le ayudan a integrar procesos confiables, sistemas y, fundamentalmente, comportamientos. Las normas pueden tomar la forma de especificaciones, directrices, metodologías para tareas particulares y términos y definiciones (las cuales le ayudan a sus sistemas a aprovechar las mejores prácticas mundiales). Casi cualquier organización implicada en la entrega o procuración de servicios, verá el valor de las normas diseñadas para ayudar a integrar procesos de calidad, políticas y procedimientos y ayudar a reducir riesgos para los consumidores y clientes.  

BSI también ha desarrollado una cantidad de normas que funcionan para industrias de servicio específicas, con el fin de establecer las referencias para la buena práctica, profesionalismo y para ayudar a brindar garantía al consumidor y asegurar que se satisfagan sus expectativas.