Transfiera su certificación a BSI

Cómo transferir la certificación

Si se ha preocupado de certificar a su organización, deseará sacar el máximo desempeño, por lo que es razonable transferir la certificación a BSI. 


¿Por qué realizar la transferencia a BSI?

En primer lugar, podrá mostrar un sello de certificación de BSI, un valioso activo que se asocia internacionalmente con la excelencia y las mejores prácticas. Deseará dar a conocer el hecho de que ha obtenido la certificación del principal organismo de certificación del mundo para sistemas de gestión.

Sin embargo, hay muchas más ventajas. Principalmente, podrá obtener un mayor valor de su certificación y poner en marcha, de forma sencilla, un proceso de crecimiento y desarrollo empresarial continuo.

Cuando haya realizado la transferencia a BSI, nuestras reevaluaciones habituales se centrarán no solo en mantener la conformidad sino en la mejora continua. Le proporcionaremos información para que su negocio crezca y se desarrolle, y aportaremos una perspectiva exterior a su sistema de Gestión de Calidad exterior, de manera que podamos observar dónde hay un buen desempeño, dónde necesita mejorar y dónde se presentan las oportunidades adicionales para mejorar el método de trabajo.

Al mismo tiempo, la reevaluación cumplirá con el requisito de una revisión de todo el sistema de Gestión de Calidad cada tres años. Esto es algo que habría tenido que hacer de todos modos, pero nos ocuparemos de ello por usted. 


Es fácil cambiar a BSI

Cambiar a BSI resulta sencillo y rápido.

  1. Hable con nuestro equipo de ventas para que le expliquemos nuestro proceso de transferencia y le ayudaremos a completar el formulario de solicitud.
  2. Posteriormente, revisaremos su certificado actual y emitiremos un Certificado de BSI.
  3. Seis meses después, iniciaremos una auditoría de supervisión para suprimir el más mínimo aspecto de no conformidad que pueda haber surgido de la auditoría anterior llevada a cabo por el encargado de la auditoría.
  4. De este modo, se iniciará un proceso de mejora continua a lo largo de un ciclo de tres años de reevaluaciones semestrales, que le ayudarán y le exigirán trabajar de forma más eficiente y eficaz.