Directiva sobre Equipos de Protección Individual 89/686/CEE

El equipo de protección individual (EPI) se define como "un producto que puede vestir o sostener una persona para protegerse de uno o más riesgos para la seguridad o la salud". El reglamento también aplica a un sistema introducido en el mercado en combinación con el EPI para que se conecte con otro producto adicional externo.

Se espera que el equipo de protección individual sea seguro y adecuado para el fin indicado. Los fabricantes, distribuidores, legisladores y usuarios exigen esta expectativa mínima. El compromiso de todo el sector para la fabricación responsable se ve apoyado y regido por la Directiva sobre Equipos de Protección Individual (89/686/CEE).  

Antes de adquirir un EPI, los especificadores deben consultar el "Reglamento para Equipos de Protección Individual en el trabajo de 1992". Se incluyen 14 reglas que los gerentes deben considerar como parte de su evaluación de riesgos previa a la compra. La adquisición conforme a una norma no satisface necesariamente todos los requisitos de la Regla 6: evaluación de EPI. 

El fabricante debe garantizar que sus productos se ajustan a la norma europea armonizada pertinente, trasladada a una norma nacional (BS) o internacional (ISO), o bien una especificación técnica que un Organismo Notificado considere adecuada para satisfacer los requisitos básicos de Seguridad y Salud de la Directiva.

BSI participa activamente en ocho áreas principales del marcado CE, examen de tipo, artículo 10, (prueba y certificación) de EPI: protección auditiva, protección respiratoria, protección ocular, protección de la cabeza, calzado de protección, guantes de protección, ropa de protección y prendas de alta visibilidad. Cuando la Directiva lo exige, la comprobación continua de la calidad de los productos, recogida en el artículo 11A u 11B, también se lleva a cabo.

Además de las actividades del marcado CE, se ofrece un servicio de ensayos independientes para productos que no se incluyen en el ámbito de la Directiva y se utilizan los programas de garantía de calidad Kitemark® para muchos tipos de EPI.


Por qué elegir BSI para la certificación de productos

Como organismo notificado, somos una organización reconocida en todo el mundo y en la que se confía para garantizar que los productos y servicios cumplen las diferentes directivas y programas de certificación de productos.

  • Experiencia - BSI es uno de los organismos notificados más respetados y extendidos en todo el mundo, con unos conocimientos y experiencia sin igual a la hora de ayudar a sus clientes durante estos procesos, a menudo complejos.
  • Accesibilidad y preparación – nuestro equipo especializado está listo y a la espera para ayudarle a cumplir los requisitos de su certificación de productos.
  • Velocidad de entrada en el mercado – nuestros conocimientos especializados permiten que BSI pueda ofrecer uno de los servicios de entrada en el mercado más rápidos, lo que le otorgará ventaja y una posición de privilegio frente a sus competidores.
  • Acceso a los mercados - como organización internacional, BSI puede ayudarle a obtener acceso a mercados y flujos comerciales en todo el mundo gracias a su red de más de 50 oficinas mundiales en 120 mercados internacionales.