Normas para empresas nacionales y multinacionales

¿Cómo pueden las normas ayudar a empresas nacionales y multinacionales?

Trabajamos con un gran número de importantes empresas británicas e internacionales: marcas como Vodafone, Pwc, First Great Western, Samsung, Mercedes, Network Rail y muchas otras.

La mayoría de las empresas que trabajan en el ámbito nacional o internacional comprenden la necesidad de adoptar las normas para impulsar el crecimiento, reducir los residuos, obtener protección contra los riesgos y ser más sostenibles.

Cuando las principales empresas hacen uso de las normas, se ahorran el tiempo y el esfuerzo de reinventar la rueda. Consiguen los conocimientos más exclusivos de los expertos líderes mundiales. Esto supone que no tengan que dedicar esfuerzos a tareas inútiles.

En lugar de ello, pueden concentrarse en lo que mejor saben hacer: crear nuevos y brillantes productos, generar ideas creativas y ofrecer un magnífico servicio.

Para las empresas que operan mundialmente, la aplicación de las normas internacionales es uno de los mejores modos de demostrar calidad, compatibilidad y coherencia, y es algo que sirve para crear un idioma común con el que comerciar.

Las normas son especialmente importantes para aquellas empresas que se encuentran bajo la lupa de la opinión pública, donde la reputación puede sufrir daños catastróficos como consecuencia de un problema medioambiental o de un problema que pueda suponer un perjuicio para los clientes.

También solicitamos a cada una de las grandes empresas y asociaciones comerciales que participen en la elaboración de normas. Nos ayudan a crear las normas que se ocupan de todas las necesidades técnicas y comerciales, eliminan la burocracia y reducen las barreras comerciales. De este modo, podemos estar seguros de que las normas ayudan realmente a las empresas en lugar de frenarlas.

Las normas ofrecen los conocimientos que las organizaciones necesitan para tener éxito en un entorno de intensa competencia.